En construcción…
(compilada por Raúl A. Alzogaray)
Corriendo de este lado del espejo
1. En cierto pasaje de A través del espejo, la novela de Lewis Carroll, Alicia corre y corre mientras descubre asombrada que está siempre en el mismo lugar. Al cabo de un rato, ya sin aliento, se detiene. Entonces el conejo le explica que en ese lugar, para permanecer en un mismo sitio hay que correr sin descanso.
2. Los argentinos hace rato que tenemos que correr para permanecer en un mismo sitio o, lo que es peor, para no retroceder aún más de lo que lo hemos venido haciendo en forma inexorable durante las últimas décadas. La investigación y la enseñanza de la ciencia no escapan a este destino de correcaminos.
3. La primera cátedra argentina de Toxicología fue inaugurada a fines del siglo XIX en la Facultad de Medicina de Buenos Aires. Desde entonces, la enseñanza de la Toxicología se fue abriendo paso en los planes de estudios universitarios. Actualmente complementa el aprendizaje de disciplinas como Bioquímica, Farmacia, Medicina y Química. En carreras como Biología e Ingeniería Agronómica, en cambio, la ausencia de la enseñanza de temas toxicológicos es casi absoluta.
4. La formación del toxicólogo argentino ocurre principalmente a nivel de posgrado, a través de doctorados y especializaciones, y en experiencias posdoctorales que suelen incluir estadías en el extranjero. Se ha estimado que un entrenamiento formal en Toxicología requiere unos siete años de estudios de posgrado. Como ocurre con otras disciplinas, la formación del toxicólogo nunca termina (“Usted también puede ser un toxicólogo en dos sencillas lecciones de 10 años cada una” dicen que dijo Arnold Lehman, de la US Food and Drug Administration).
5. Temas para discutir no faltan: ¿es necesario enseñar la Toxicología en todas las licenciaturas que tienen que ver con las ciencias de la vida y la salud?, ¿qué formación toxicológica deben recibir los biólogos, bioquímicos, farmacéuticos, ingenieros agrónomos, médicos, químicos y veterinarios?, ¿hay que uniformar los programas de Toxicología para una misma carrera dictada en diferentes universidades?, ¿debe crearse una Licenciatura en Toxicología?¿es factible la implementación de un programa nacional de entrenamiento toxicológico para graduados? En definitiva, ¿qué enseñanza de la Toxicología necesita la Argentina?, ¿se ajusta la enseñanza actual a esa necesidad?, ¿qué cambios son necesarios?
6. La Asociación Toxicológica Argentina (ATA) es el ámbito donde deberían ser tratados estos asuntos. Es en su seno donde los docentes de la Toxicología deberían reunirse, presentar sus puntos de vista, identificar debilidades y fortalezas, elaborar propuestas para presentar en los ámbitos académico y gubernamental.
7. El primer paso para alcanzar estos objetivos es saber quiénes enseñan Toxicología en Argentina y en qué forma lo hacen. Un paso que hasta ahora no ha sido dado.
8. Desde hace unos meses, la ATA está convocando a los docentes responsables de actividades educativas relacionadas con la Toxicología para confeccionar una Guía de Enseñanza de la Toxicología en Argentina.
9. Presentamos aquí la información recibida hasta el momento. La Guía dista de estar completa, pero esperamos que su inclusión en esta página de Internet aliente el envío de la información solicitada a quienes aún no lo han hecho.
10. Este es un pequeño paso para la ATA. Esperamos que sea un gran paso para la enseñanza de la Toxicología. Y si tenemos que correr, hagámoslo todos juntos hacia un mismo objetivo que se mantenga ajeno a los caprichos de la política y la burocracia. Quizás de esa manera logremos algo más que permanecer en un mismo sitio.
R.A.A.
julio de 2003