La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos publicó un anuncio de seguridad en julio de 2010, en el que se indicaba que la quinina no debería usarse para tratar los calambres en las piernas.

Para examinar los resultados adversos asociados con el uso de quinina, investigadores del Reino Unido identificaron a unos 44.000 pacientes con nuevas prescripciones para calambres en las piernas o síndrome de piernas inquietas y los emparejaron con 130.000 pacientes con los mismos síntomas pero sin exposición a esta sustancia.

La mediana de edad de los participantes fue de 70 y el consumo medio de quinina entre los pacientes expuestos fue de 203 mg diarios.

Durante 6 años de seguimiento, se produjeron más de 38.000 muertes, a una tasa de 4,2 muertes por 100 personas al año en el grupo de quinina y de 3,2 muertes por 100 personas al año en el grupo no expuesto.

En los análisis ajustados para comorbilidades múltiples y clases de medicación, el riesgo de muerte por todas las causas en los usuarios de quinina aumentó de forma dependiente de la dosis, con relaciones de riesgo de 1,25, 1,83 y 2,24 entre los que tenían exposiciones diarias de 200 a 299 mg, 399 mg, y ≥ 400 mg, respectivamente, en comparación con los expuestos a <200 mg diarios.

Comentario

Este estudio añade un apoyo adicional a la relación entre el uso de este medicamento y el exceso de todas las causas de mortalidad, que presumiblemente está relacionado con los efectos adversos conocidos de su uso (por ejemplo, trombocitopenia, arritmias cardíacas).

En 2011, a unos 50.000 pacientes estadounidenses se les prescribió quinina para ese uso no autorizado, pero la medida en que todavía se prescribe para este propósito no está claro. Si los pacientes preguntan sobre la cantidad de quinina en un gin-tonic (ginebra y agua tónica) los médicos deberían saber que un litro de agua tónica contiene aproximadamente 100 mg de quinina.

© 2016 - Asociación Toxicológica Argentina