Estudiantes de la Universidad Nacional del Sur desarrollaron un detector de monóxido de carbono, que suele ser generado por el mal funcionamiento de estufas y calderas. Juan Ignacio Ruiz Díaz y Emanuel Córdoba diseñaron el dispositivo desde cero: usaron un microcontrolador de ocho bits Atmega 328, un sensor de monóxido de carbono, un módulo GSM para hacer las llamadas de teléfono, una pantalla LCD y una alarma sonora. Puede hacer llamados telefónicos para alertar ante una emergencia. El prototipo ya está en funcionamiento y el año que viene tendrá una versión comercial.

El envenenamiento con monóxido de carbono se da porque este gas tiene mejor capacidad para unirse a la hemoglobina que el oxígeno y los síntomas de intoxicación son dolor de cabeza, náuseas, vómitos, agitación al respirar y mareos, que suelen confundirse con otro tipo de malestares o que no son advertidos en caso de que una persona esté dormida. Por esto resulta tan importante que la alarma sea capaz de alertar más allá del ambiente contaminado.

Nota completa:  http://www.unsam.edu.ar/tss/un-llamado-del-gas-invisible/

© 2016 - Asociación Toxicológica Argentina